Hoy es el cumpleaños de alguien que se tiene ganado el cielo.

Creció con dos hermanas siendo el único chico.



Vio como su barco pirata se convertía en un barco de princesas, pero eso sí, muy bien decorado, que todo hay que decirlo. Y como sus playmobil se transformaban de piratas a princesas con vestidos y coronas de papel albal, y cuando se daba cuenta de lo que habían hecho sus hermanas, sobre todo una, con su santa paciencia les quitaba a todos el papel y la decoración del barco para que volvieran a su aspecto normal.



También vio como su geyperman se convertía en el novio de la Nancy de sus hermanas, sobre todo de la de una, e incluso alguna vez el pobre muñeco tuvo algún cambio de peluquería esporádico cuando a sus hermanas, pero sobre todo a una, le daba por ejercer de peluquera.

Se pasó muchos veranos narcotizando a los conejos dándoles de beber jeringuillas de anís porque sus hermanas, bueno, más bien una de sus hermanas, sufría viendo como mataban a los conejos que tenía su abuela para hacer después arroz, y le decía que si el pobre animal estaba borracho no se enteraría de la tragedia. Luego, a todos los mayores les extrañaba bastante el saborcillo dulce que tenía la carne.

Le tocó aguantar horas interminables de karaoke con el grupo Parchís, sus hermanas, pero sobre todo una, se sabía todas las canciones de memoria e incluso con el envase del desodorante de Tulipán Negro preparaba un micrófono para dar más realidad al asunto, de nada le valió ser el hermano mayor, ni sus súplicas, se tragó todas las canciones de Parchís, una tras otra y varias veces durante mucho tiempo.

Podría hacer una lista interminable con la de cosas que este pobre hombre tuvo que aguantar durante la infancia con sus hermanas, pero sobre todo con una.



Querido hermano, creo que te debo algo para compensarte y aprovechando que es tu cumpleaños quiero dedicarte este precioso vídeo con esta maravillosa canción.

 

 

 

 

 

Y A PETICIÓN DE ODYS Y GATITA